SHI MODO NGA PUE MUXHE GUPA!!

Ir abajo

SHI MODO NGA PUE MUXHE GUPA!!

Mensaje  Debian el Dom Nov 02, 2008 2:38 pm

¡Hola, qué tal! soy otra vez yo, con una más de mis pequeñas jaladas, el motivo de mi regreso es para aclarar unas cuantas situaciones que dan vueltas en mi pequeña y retorcida mente de juchiteco necio y terco desde hace ya mucho tiempo.

Seguramente ustedes han oído hablar por ahí o han leído en algunas de esas revistas que supuestamente se dedican a la realización de investigaciones científicas, alguna de las cosas de las que voy a hablarles hoy, o por alguna extraña razón han visto ese dichoso documental mal hecho de los “muxhes”, que para mí es una verdadera vergüenza, por que para nada refleja la verdadera situación que viven los homosexuales en Juchitán, pero bueno, lo que quiero aclarar son dos puntos importantes; el primero es que EN JUCHITÁN NO EXISTE EL MATRIARCADO como todos creen. Por ahora ese punto lo dejare en el aire por que es material de otra pequeña historia que les contare más adelante en otra emocionante reunión de este gran taller de expresión y creación literaria, el segundo es que JUCHITÁN NO ES EL PARAÍSO DE LOS HOMOSEXUALES, quisiera frenar de una vez con esa sarta de creencias erróneas, si, se que podre parecer el típico machista mexicano, o el clásico homosexual reprimido con homofobia, pero no importa, se que nada de eso es cierto, soy heterosexual y bateo del lado que me corresponde.

Ahora bien, qué les parece si para desmentir que Juchitán no es el paraíso de los homosexuales les cuento una pequeña historia que sucedió precisamente aquí en nuestro bello Juchitán, la historia se llama “SHI MODO NGÁ PUÉ MUXHE GUPA”. Hace ya algunos años en una de los cientos de rancherías que hay en Juchitán y sus alrededores, nació Juan, hijo primogénito de na María y ta Pedro, personas de campo, respetadas por los demás por su arduo trabajo y honestidad impecables.

Ta Pedro un hombre recio, y fuerte como toro, había esperado con ansias el nacimiento de su primer hijo, se pasaba todos los días trabajando en el campo de sol a sol para hacerse del dinero y los bienes necesarios para la crianza de su primogénito, por las noches acudía a la cantina para tragarse las penas con mezcal como los meros hombres de ese tiempo. Ya borracho, le daba por presumir a todos los que se encontraban a su alrededor que su hijo sería aun más hombre que él, más fuerte, más mujeriego y valiente que cualquier otro cabroncete del pueblo.

Na María, mujer sumisa y abnegada dedicada completamente al cuidado del hogar, pero no por eso dudaba en empuñar el machete cuando uno de los suyos se encontraba en peligro, ella se pasaba las tardes después de terminar con los quehaceres, elaborando vestiditos, blusitas y toda clase de prendas de vestir para su futura hija, pero ¡ooooooh! Qué gran sorpresa la suya cuando se percato que había dado a luz un varón. Su desilusión fue tanta que no pudo evitar hacer una cara desaprobación. Ta Pedro entusiasmado grito ¡Ma viyu la María, enteru na vadu scudi ndi! (¡ya viste María, Este niño es igualito a mí!), y su esposa le contesta de una manera brusca ¡Enteru li pue gixha, stiuni ya! (¡igualito a ti porque es tuyo tonto!).

Esa misma noche decidieron bautizar al recién nacido con el nombre de Juan, en honor al abuelo paterno. Juan nació sano y varonil como su padre, lloraba tan fuerte como las medrosas señoritas de los velorios, sus gritos se escuchaban a lo lejos y perturbaban a todo aquel que los escuchara, ¡Marrayu guchia, la igani vadu mucu ca! (¡Maldita sea, callen a ese niño mugroso!), decían aquellos que ,lo escuchaban, los meses pasaron, y el pequeño Juan para asombro de todos, aprendió a hablar de manera fluida a los dos años de edad, todos los que hablaban con él, quedaban fascinados y a la vez confundidos al no creer que Juan siendo todavía un niño tuviera esa gran capacidad de expresarse como la gente grande, sus padres se encontraban orgullosos de él, ¡Vadu ndi la burro bexhe la!(este niño es grande. Pero grande de poder, de grandiosidad )Decían. En sus ratos libres gustaban de hacerlo hablar, cantar y reír, pero poco les duro el gusto...

Juan rápidamente desarrolló cierto agrado por meterse en las conversaciones ajenas, después por criticar todo aquello y a aquel que no le pareciera de su agrado, cuando por fin empezó a caminar como a eso de los tres años, salía al patio a descubrir el mundo que lo rodeaba, descubrió fascinado a las aves, las vacas, los toros, caballos, perros, pero su encanto fue mayor cuando descubrió las flores, había de todos los colores, eran en verdad hermosas y despedían un olor agradable y reconfortante por lo que Juan adquirió un gran gusto por ellas, después por decisión propia adquirió el habito de barrer, sacudir, lavar, fregar y hasta cocinar, actividades que desempeñaba con una gran destreza y orgullo que causaba la envidia de su madre, puesto que ,lo hacía mejor que ella, a los seis años de edad, Juan ya era capaz de bordar con gran maestría y habilidad, que sus bordados se vendían con gran rapidez, a los ocho años salía a la calle para platicar y chismorrear con las señoras que pasaban vendiendo algo o se detenían a saludarlo, ¡jeejeyyyy! Decía cuando escuchaba algo que le caía en gracia, ¡ay nana! Cuando le decían algo que no era de su agrado.

A los nueve años comenzaron a gustarle los güipiles, enaguas y trajes regionales de su madre y no tardó mucho en que le empezaran a gustar las personas de su mismo sexo. Su padre al percatarse de esto, indignado por tal humillación a su apellido y a su familia decidió llevarse a Juan al campo, para que de esta manera según él se volviera hombrecito y no una medrosa señorita. Muy temprano por la mañana Juan ordeñaba las vascas y se preguntaba desilusionado y triste el porqué los toros no se podían ordeñar, después le amarraba la mancuerna a los toros, lo hacía con tanta delicadeza y finura que sus nudos quedaban en forma de moños, a medio día encendía una fogata en forma de corazón para preparar los sagrados alimentos, su padre molesto al no ver mejoría en su hijo, decidió darle un trato riguroso y especial para las personas como él, le gritaba y golpeaba a Juan por cualquier cosa, cuando no se paraba como hombre o no amarraba bien la mancuerna, sus compadres de cantina le decían, ¡Ma pedro, visana en paz vadu ca, muxhe guleve la ne muxhe sative! (ya Pedro deja a ese niño en paz, puto nació y puto se va morir), Pero Pedro no aceptaba el hecho de que su único hijo fuese puto, se avergonzaba al oír que las personas se burlaban de Juan, al ver los desprecios hacia su hijo, al ver que Juan era golpeado por el simple hecho de ser homosexual y este no metía las manos ni siquiera para cubrirse de los golpes, finalmente terminó no por aceptarlo sino por tolerarlo, por lo que Juan por fin pudo dar rienda suelta a su homosexualismo.

Pagaba veinticinco centavos a todo aquel que le hiciera el favor, treinta a aquellos que se le hacían atractivos y realizaban un buen trabajo, cuarenta a aquellos de que tenían un buen tamaño, rápidamente Juan fue conocido como Juan muxhe y como el mejor pagador de todo Juchitán.

Un día llego al pueblo un forastero, era alto, negro y fuerte, de entre sus pantalones rotos y sucios se podía notar un falo enorme que le hacía caminar de una manera muy peculiar y graciosa debido a su gran tamaño, Juan al verlo se dijo así mismo, “ese hombre tiene que ser mío”, sin dudarlo se acerco a él, le ofreció dos pesos y darle de comer, el forastero doblegado por el hambre acepto la propuesta, ya se imaginaran lo que paso, el hombre envistió una y otra vez el trasero del pobre Juan, el cual estaba encantado pero a la vez adolorido por tanto placer deliraba de felicidad, su cabeza le decía ¡sigue, sigue!, su corazón extasiado le pedía ¡más y más!, pero su ano adolorido le suplica ¡para, por favor para!, después de lo ocurrido Juan pasó dos meses encamado, sin poder siquiera sentarse, una vez recuperado, comenzó a presentar nauseas, mareos, vómitos y toda clase de antojos, su padecimiento siguió por un mes, su preocupación fue tanta que acudió al doctor, el cual le diagnostico infección en el estomago y le recetó una gran cantidad de antibióticos.

El tiempo pasó, y los padecimientos de Juan eran cada vez más intensos, por lo que fue referido a un hospital de la capital donde le harían los estudios adecuados para poder determinar su enfermedad, fue sometido a pruebas de sangre, orina, copro y demás, pero los médicos se llevaron una gran sorpresa al ver los resultados, Juan tenía un embarazo de cinco meses, “esto debe ser un error, no puede ser posible” decían los médicos asombrados con tales resultados, Juan al enterarse de la noticia saltó de alegría al saber que dentro de él existía vida, comenzó a tomar ácido fólico, y a recibir los cuidados propios de una mujer embarazada.

Cuando por fin llego la fecha esperada del nacimiento, los médicos se encontraron con la incertidumbre de cómo nacería el niño, “por cesárea” decían unos, otros confundidos se quedaban callados, Juan al enterarse de la posibilidad de que su pequeño retoño naciera por cesárea, se opuso rotundamente, “parto natural” dijo él, “por el culo se formo y por el culo saldrá”, a los médicos no les quedo de otra que acceder a sus peticiones, y así fue como Juan dio a luz a una hermosa niña por parto natural tras tres horas de intenso sufrimiento. Rápidamente las personas que se encontraban a su alrededor le sugirieron que diera a la niña en adopción, “es la mejor opción, tu no podrás hacerte cargo de ella, si de por sí solo las personas te discriminan, golpean e insultan, que será con una hija, dime qué valores le puedes enseñar tú a ella, te imaginas el sufrimiento y la vergüenza que le harás pasar cuando sus amigos se enteren que es tu hija”, de repente Juan interrumpe diciendo con la frente en alto “yo seré padre y madre para esta niña, y saldré adelante con ella cuésteme lo que me cueste y acuésteme con quién me acueste”. FIN


Última edición por Debian el Dom Nov 02, 2008 3:21 pm, editado 1 vez

Debian

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 02/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

vIvErOs

Mensaje  gaby viveros el Dom Nov 02, 2008 2:49 pm

felicidades como escondes ese talento

gaby viveros

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 11/10/2008
Edad : 30
Localización : mi house

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mi querido Ahuizolth;

Mensaje  José Raúl Herrera Ramírez el Dom Nov 02, 2008 3:58 pm

Quiero agradecerte el haber subido este cuento. Sabes que soy tu fan número uno. Seguramente quienes lo lean se divertirán tanto como nosotros en el taller el día de ayer al escucharlo. !Gracias, brother! Gracias por escribir, por compartir el talento y sobre todo por la amistad. Un abrazo.


Raúl.

José Raúl Herrera Ramírez

Mensajes : 125
Fecha de inscripción : 11/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SHI MODO NGA PUE MUXHE GUPA!!

Mensaje  masg el Dom Nov 02, 2008 6:38 pm

Me ha encantado Debian, enhorabuena. Ojalá nos deleites con otros cuentos de aquí en adelante.

Saludos desde España.

Ángeles

masg

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 16/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

BEÑEE

Mensaje  felipe de jesus artinez v el Miér Nov 05, 2008 1:15 am

ANGA RABYCABE BEDXEE RENDA LARIGUELA EN DA RUSIENE, SACA HGA NAPU SXIDE UCALU BEÑE RUNDARUA... TI DIUSXI PARA LI... NE VICA CASII IBA RUCA CA SAA LU NISADOO.

felipe de jesus artinez v

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 21/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SHI MODO NGA PUE MUXHE GUPA!!

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.